0

Un Monumento que hace historia

Publicado por el .

Al hablar de El Palacio del Infantado estamos haciendo una historia de arte plasmado en tal monumento, mismo que fue una inspiración de parte de los Mendoza, quienes pusieron lo mejor de ellos en cuanto se refiere a una carga intelectual y humanística por el arte.

La historia menciona que en el año de 1480 el segundo Duque de El Infantado, don Iñigo López de Mendoza inició la construcción de tal Monumento y que en 1483 fue terminada por completo la fachada, para terminar poco después con el patio, cuya obra terminó de construirse en el siglo XV.

En 1569 el tataranieto de don Iñigo López de Mendoza se dedicó a realizar determinadas modificaciones al Palacio, mismas que tenían ciertos detalles renacentistas en la fachada, algo que según parecía eran necesarias, ya que dichas modificaciones en la fachada correspondían a crear nuevas ventanas tapando las antiguas y desmocho los pináculos góticos. Además se dedicó especial atención en remodelar el patio y algo que fue de gran interés es que decoro la parte interna de los techos de los salones bajos con pinturas al fresco, lo cual fue realizado por artistas italianos que en ese entonces fueron al lugar a decorar El Escorial, entre otras obras más.

El interior y las estancias de El Palacio del Infantado, que dicho sea de paso se encuentra en la Provincia de Guadalajara de España, ha perdido su antiguo esplendor, así como muchas otras joyas de la arquitectura de la época, tales pérdidas se han producido debido a la Guerra Civil de 1936 y que duro hasta 1939, habiendo sido necesario reemplazar por ejemplo una primitiva escalera, que ya no se encuentra para nada.

El Palacio del Infantado es una obra maestra que aún causa emoción para los visitantes y amantes de un arte gótico de la historia.

Te puede interesar

Escribe un comentario