0

Las salinas de Guadalajara

Publicado por el .

Las salinas de Guadalajara

Se conoce que desde mucho tiempo atrás el agua que circulaba por diferentes lugares de Guadalajara podían haber sido de características salinosas, algo que se supo aprovechar en dichas épocas para poder tener un recurso a favor de la población.

Así, en tiempos remotos de la Celtiberia es que se aprovecho de algunos arroyos de Guadalajara para poder extraer la sal de estas corrientes de agua que los disponía, pero esto era realizado por medio de métodos muy primitivos en los que requería usar el calor, es decir, el método de la evaporación para que por decantación se pueda tener a tan preciada sustancia, la sal.

Tiempos posteriores hicieron que sus civilizaciones de romanos, visigodos y musulmanes, puedan adoptar un sistema más evolucionado en la extracción de la sustancia a partir de estos ríos, pero todos ellos solo eran una modificación del método de evaporación, pues el fundamento era el mismo.

Pero menos mal las instalaciones que fueron construidas antes no fueron un desperdicio, ya que al llegar el siglo XVIII con el mandato del Rey Carlos III es que se adecuaron de mejor manera a dichas instalaciones, en las cuales se cuadricularon los espacios para que la evaporación sea más rápida y efectiva. Es así que las salinas se encontraban en cómodas albercas que disponían de un pavimento de guijarro, así como la disposición de determinados pasillos que hacían más fácil la manipulación de las aguas que llevaban desde la orilla.

Estas eran las técnicas generales que se usaban para poder usar los recursos del Río Salado de Guadalajara.

Te puede interesar

Escribe un comentario